Grafología

La Grafología es una ciencia, una técnica de la psicología, que nos permite hacer un retrato profundo de una persona, analizando y estudiando su forma de escribir. Escribir es un proceso dinámico en el que mano y cerebro se tienen que poner de acuerdo. Hay una conexión a la hora de escribir con los centros nerviosos superiores (cortical y subcortical).

El grafismo más comúnmente utilizado en el estudio grafológico es la letra, aunque también se analizan la firma y la rúbrica, los números, los dibujos y los garabatos.

El grafismo personal evoluciona junto con el autor, revelando así las diferentes fases en la evolución y el crecimiento interior. A través de su análisis, la escritura revela la personalidad del autor, el carácter, las emociones y otros diversos factores de distinta relevancia. Es un espejo completo del consciente y del inconsciente, de las ambiciones y de los potenciales personales, y de todas aquellas cualidades y características propias que hacen a cada ser humano único.

El mejor material para realizar un buen informe grafológico es un texto manuscrito, de unas 15 o 20 líneas, espontáneo, no copiado, sobre un papel en blanco colocado en una superficie dura. Es preciso firmarlo, ya que en un escrito, el texto proporciona la información sobre la personalidad más social, mientras que la firma nos habla del yo más profundo; es el sello de nuestra personalidad.

El grafólogo debe realizar su análisis desde un punto de vista completamente objetivo, es decir, no debe saber quién ha escrito esas 15 o 20 líneas.

 

¡ COMPRALO  AHORA !