Masaje con sales y barro del Mar Muerto

El Mar Muerto es, en realidad, un gran lago de agua salada que se encuentra en los límites de Israel, Cisjordania y Jordania. Los poderes curativos de sus sales y su barro son legendarios, ya que se cuenta que Cleopatra pidió a Marco Antonio que conquistase Jordania solamente para poder beneficiarse de las propiedades terapéuticas de sus aguas. Con las sales y el barro de sus orillas se fabrican numerosos productos de salud y belleza, muy beneficiosos para la piel y para el organismo en general.

El masaje con sales y barros del Mar Muerto es bueno para el interior del organismo pero también para la piel, pues el barro del Mar Muerto es muy rico en minerales y oligoelementos, que son beneficiosos para problemas como tensiones y dolores musculares en general, o síntomas de enfermedades dermatológicas como la psoriasis, los eczemas, la dermatitis, el acné, etc. Además, este tipo de masaje, ideal para todo el cuerpo pero en especial para la espalda y las zonas lumbares, al centrarse en especial en las tensiones musculares, desbloquea las líneas energéticas que están relacionadas con los meridianos de acupuntura y que hacen que la energía fluya de manera óptima por nuestro cuerpo y nos sintamos más equilibrados.