Masaje Hot Chocolate

El chocolate se consumía en América del Sur mucho antes de que los europeos descubriesen este continente, aunque de manera muy distinta a como lo tomamos ahora. Según la leyenda, el primer europeo que probó el chocolate fue Cristóbal Colón, que lo probó en su cuarto viaje a América, en lo que hoy es Honduras, pero mezclado con pimienta y otras especias. Tuvo que pasar un siglo hasta que a alguien se le ocurrió mezclarlo con azúcar y darle el sabor que tiene ahora.

El chocolate no solamente es bueno para el interior de nuestro organismo, también aporta muchos beneficios para nuestra piel. Por eso, una de las terapias que mezclan estética y salud más extendidas de los últimos años es la del Masaje Hot Chocolate, que usa el chocolate templado para mejorar la salud de nuestra piel. Este tratamiento consiste en una completa envoltura de chocolate que se extiende por todo el cuerpo. Esta envoltura es rica en cafeína y teobromina. Estas sustancias tienen efectos anti-celulíticos y relajantes. Además, el chocolate produce una liberación de endorfinas con la que se aporta una sensación de bienestar, dejando nuestra dermis suave y flexible, lo que también contribuye a mejorar la piel de naranja.