Masaje Infantil

El masaje infantil es una técnica muy antigua, que se transmitió durante siglos de madres a hijas, y que parecía haberse perdido en Occidente pero que, poco a poco, se ha ido recuperando en los últimos años en manos de algunas especialistas, que han vuelto a resaltar su importancia.

Este tipo de masaje es muy beneficioso para los niños porque es un gran estimulante del desarrollo fisiológico: este masaje tiene una incidencia comprobada en los sistemas respiratorio, inmunológico, circulatorio y gastrointestinal, también sobre los músculos y el esqueleto de los niños, y ayuda a reparar dolencias como pueden ser los gases, la congestión respiratoria, el estreñimiento o las tensiones musculares que a veces padecen los más pequeños. También incide en el desarrollo neurológico de los niños, pues el tacto tiene que ver con el recubrimiento progresivo de las conexiones neuronales de los niños, que se produce durante su etapa de crecimiento, ya que les sirve de estímulo y activa su cerebro. El contacto corporal suave y continuado hace que los niños se destensen tanto física como emocionalmente, ayudándolos a descansar y a dormir mejor. Una técnica innovadora, pero que ha demostrado ser muy efectiva.