Peeling

El peeling es una terapia muy efectiva para el tratamiento de diversos problemas de la piel, como pueden ser manchas, cicatrices, acné, marcas del sol, etc. Hay peelings de muy diversos tipos, pero los más saludables y efectivos son aquellos que se realizan con elementos 100% naturales sin que apenas hayan sido tratados, que son poco invasivos y ofrecen unos óptimos resultados. La palabra “peeling” significa descamación o exfoliación.

El peeling consiste en eliminar las capas superficiales de la piel, que están dañadas, y, al mismo tiempo, estimular la capacidad de renovación de la piel, para que no padezca los mismos defectos cuando vuelva a nacer. Es muy efectivo para pieles que tienen problemas continuos, como las pieles grasas, que, además, están expuestas a muchas más dolencias, como los frecuentes granos, que las demás. También sirve para eliminar ciertas marcas que el envejecimiento va dejando en nuestra piel. El peeling se completa con una limpieza a fondo de la piel, para que la grasa u otros elementos no consigan volver a traer a la piel elementos indeseados, y haciendo que ésta luzca mucho más bella y saludable. Sus efectos son bastante duraderos, aunque se recomienda realizar sesiones de recuerdo de vez en cuando.